Disfunciones sexuales

¿Te has parado a pensar en la importancia del suelo pélvico en las relaciones sexuales?

El suelo pélvico es un conjunto de músculos que sirve de apoyo y sostén de los órganos pélvicos, cerrando la cavidad abdominal en su parte inferior. En ambos sexos, su relación con el placer sexual es muy importante. Un suelo pélvico tonificado y elástico nos proporciona una mayor calidad en nuestras relaciones sexuales.

DISPAREUNIA

Dolor genital persistente o recurrente durante o después de las relaciones sexuales.

Existen múltiples causas:

  • Lubricación insuficiente
  • Lesión, trauma o irritación
  • Inflamación, infección, enfermedad en la piel
  • Cambios hormonales
  • Contracturas musculares
  • Hipertonías
  • Congestión de fondos de saco
  • Cirugías o tratamientos farmacológicos: Cicatrices, quimioterapia, radioterapia.
  • Factores emocionales: Ansiedad, depresión, estrés, abusos sexuales, educación sexual inadecuada…

El fisioterapeuta junto con el  psicólogo y/o sexólogo tienen un papel muy importante en el tratamiento de la dispareunia. El fisioterapeuta se encargará de tratar de desensibilizar el área dolorosa, disminuir el miedo a la penetración y tratar las disfunciones músculo-esqueléticas con las que se encuentre. Uno de los objetivos es  aumentar el riego sanguíneo en la zona y así mejorar el estado de la pared vaginal para conseguir mayor lubricación y elasticidad. Buscaremos también una buena movilidad pélvica para eliminar cualquier bloqueo articular que pueda incidir sobre esta musculatura. Debe aprender  técnicas de relajación, estiramientos musculares, propiocepción de la zona vaginal, etc. y siempre complementando y apoyando a la psicoterapia

VAGINISMO

Es la dificultad o imposibilidad de mantener relaciones sexuales con penetración, debido a la contracción involuntaria de los músculos superficiales del suelo pélvico.

Este puede ser:

  • Primario:

Cuando una mujer nunca ha sido capaz de mantener relaciones sexuales sin dolor, provocado por la contracción de los músculos del suelo pélvico que rodean su vagina.

  • Secundario:

Cuando una la mujer que previamente ha sido capaz de tener penetraciones satisfactorias, de repente se siente incapaz de ello. Esto puede ser por acontecimientos traumáticos físicos o psíquicos en un determinado momento de su vida, como un parto, infecciones vaginales, abusos sexuales, una cirugía o simplemente cambios hormonales como los que se producen en la menopausia, originan un espasmo muscular en el suelo pélvico.

Es muy importante la coordinación entre fisioterapeutas y psicólogos en el tratamiento de algunas personas con esta afección debido a la combinación de causas físicas y psíquicas.

El tratamiento, generalmente, trata de normalizar el tono vaginal, mejorar la elasticidad y flexibilidad de la zona enfocándonos en aumentar la percepción y la movilidad de las estructuras musculares del periné adquiriendo una serie de habilidades en los músculos del suelo pélvico para que respondan de manera controlada y positiva ante los estímulos sexuales.

ANORGASMIA

Se trata de la dificultad para llegar al clímax, tener una baja percepción de él o incluso ausencia de orgasmo en las relaciones sexuales.

Una vez descartadas causas orgánicas o emocionales, estos síntomas los podemos tratar con fisioterapia. En muchos casos la anorgasmia está causada por la hipotonía del suelo pélvico y la falta de propiocepción del mismo (la percepción y conocimiento que tú tienes sobre tu propio cuerpo).

Buscamos en nuestros tratamientos mejorar y normalizar la fuerza y el tono de la musculatura pélvica además de la función vascular con el fin de aumentar la capacidad de lubricación y sensibilidad de la vagina; además de conseguir un aumento de la contracción y relajación de estos músculos durante la relación sexual. Consiguiendo de este modo que los tejidos y estructuras que participan en la función sexual se encuentren en las mejores condiciones para mejorar la sensibilidad y el resultado en las relaciones sexuales.

A yogi is a practitioner of yoga.The term "yogi" is also used to refer specifically to Siddhas, and broadly to refer to ascetic practitioners of meditation in a number of Indian religions including Hinduism, Buddhism, and Jainism.